No era lo que se pensaba, esto la pasa a la salud de una mujer que limpia demasiado su casa

Es cierto que todos queremos que nuestra casa permanezca limpia y aseada. Así nos podremos sentir cómodos en ella y estar libre de bacterias que provocan enfermedades. Sin embargo, la limpieza se puede convertir en una obsesión peligrosa para la salud.

Por otro lado, se debe prestar cuidadosa atención a los productos químicos que se utilizan para efectuar la limpieza. Como sabemos, la mayoría son fabricados con productos químicos corrosivos para la salud. Por eso debemos escoger los adecuados para no sufrir las consecuencias.

Para nadie es un secreto que el exceso en cualquier campo no es bueno. Esto incluye cuando la persona hace algo por su propio bien, como la limpieza de la casa. Y es que alguien puede llegar a sentirse obsesionado por la limpieza.

Quizás hasta sienta ansias, cambie su estado de ánimo o su humo al ver la casa fuera de orden. Por supuesto, que nuestro humor cambie porque la casa está en desorden es algo normal. Pero cuando este sentimiento es constante incluso con el más mínimo detalle puede que seamos “maniáticos de la limpieza”.

Otro nombre que pueden recibir las personas con este problema es Trastorno Obsesivo Compulsivo. El mismo está caracterizado por una obsesión irracional y compulsiva a cualquier tarea, como la limpieza. Es como si dicha limpiar la casa fuera su vía de escape a ese sentimiento y ansiedad que siente.

Si hay una obsesión con algo, es porque el pensamiento se ha alterado, y ciertas acciones se repiten constantemente. Lo peor de todo es que, en la mayoría de los casos, la persona ni siquiera sabe que tiene este problema. En el peor de los casos, el paciente no quiere reconocer que padece de dicho problema.

Algunas de las señales que puede presentar una persona con este tipo de obsesión son las siguientes:

– Pasar horas y horas limpiando el baño.

– Ordenar con precisión exacta los objetos de la sala.

– Asear la cocina cada vez que alguien la utiliza.

– Andar por la casa con una rejilla o paño por toda la casa.

– Sensación de no poder dormir si algo está fuera de su lugar.

Limpiar la casa no es un problema. Este comienza cuando lo anteponemos a las salidas con la familia, a disfrutar del jardín o a ir de paseo. Es en ese momento cuando debe detonarse la alarma de peligro.

Éramos los más obesos de la familia, pero con este poderoso jugo en 1 mes adelgazamos como loco

Productos de limpieza

Limpiarla casa puede ser un problema todavía mayor cuando utilizamos productos corrosivos para ello. Estos pudieran afectar nuestra salud y la de nuestra familia si no teneos cuidado. Y es que, aunque limpiamos la casa con la mejor de las intenciones, la limpieza extrema también puede afectarnos.

En la mayoría de los hogares se almacenan entre 3 y 5 litros de productos químicos peligrosos. Entre dichos productos podemos mencionar los detergentes, la lejía, suavizantes, etc. Los mismos pueden tener consecuencias desastrosas en nuestra salud. Entre los daños que pueden ocasionar están los siguientes:

– Irritación ocular.

– Problemas respiratorios.

– Trastornos del sistema endocrino.

Los productos de limpieza se crean con compuestos químicos muy poderosos que hacen daño a la salud. entre otras cosas, pudieran provocar sarpullidos, náuseas, quemaduras, alergias e intoxicación. Lo peor de todo es que, luego de lavar las prendas de vestir, seguimos respirando dichos químicos cuando quedan grabado en la ropa.

Por otro lado, los detergentes para lavar los platos se crean a base de dioxano. Esta sustancia es la principal contaminante de agua subterránea. Su grado de toxicidad es muy alta y no se degrada tan fácilmente como otros.

La lejía y sus efectos a la salud

Algunas personas consideran la lejía como uno de los limpiadores mas potentes del mundo. Sin embargo, este es muy corrosivo y dañino para el ser humano. La lejía, mejor conocido como cloro o lavandina, es un antibacteriano potente. Pero su uso a largo plazo afecta nuestro sistema inmunológico.

Es especialmente dañino para niños menores de 12 años. Este produce quemaduras en la piel, irritación, problemas respiratorios, etc. Además, aumenta las posibilidades de padecer de sinusitis, neumonía o bronquitis. Peor aún, el cloro hace mucho daño al medio ambiente y todo lo que lo rodea.

Vea también: Dermatólogos están asustados y enojados porque es revélalo remedio que quita los hongos de los pies

Como vez, aunque la limpieza es buena, debemos tener un limite a la hora de hacerlo. Además, debemos escoger con cuidado los productos de limpieza que utilizaremos. Para mantener a otras personas al tanto de estos peligros, comparte esta información en tus redes sociales.

COMPARTIR EN: